El malestar en la cyberlización. Intercambio postal 3. Por Santiago Deus.

Esta carta forma parte de la sección El malestar en la cyberlizacion, a cargo de Helga Fernández. Está escrita y entramada en relación a cada una de las cartas publicadas hasta ahora en esta revista.
Cuidado editorial: Gerónimo Daffonchio, Gabriela Odena, Ricardo Pereyra y Amanda Nicosia y Helga Fernández.


Estimada amiga:

Recojo el guante de la preocupación. Lo que decís, relativo a que lo que ocurre es grave, es totalmente cierto; y para situar algunas coordenadas me remito al Lacan que acude a los tres freudianos: inhibición, síntoma y angustia. Aquellos tres que habían sido encuadrados en el seminario 10, La Angustia, ahora en el 22, RSI, se revisten de instrumentos de corte, de frenado, lo que abre una luz para la intervención del analista. 

Nuestra mejor política, en tanto psicoanalistas, es la política del síntoma y Lacan menciona, en este mismo seminario, el derecho al respeto. La política del síntoma es una política del frenado. El síntoma viene de lo real e impide, impide que las cosas marchen (un, dos, tres, cua, un, dos, tres..).

El síntoma soporta el afecto de existir y lo que del inconsciente hace existencia por una letra. El síntoma opera salvajemente lo que es de cada uno…se tratará de morigerarlo y suavizarlo en un análisis. De ritmarlo, rimarlo, a-rimarlo. En tanto función (padre), interviene para mantener la represión en su justo medio. Lacan dice que tendrá derecho sino al amor al menos al respeto el que por esta función esté orientado por el deseo como causa. 

Se trata de un creer allí, donde no hay garante ni tampoco goce del Otro. En el lugar mismo donde viene a presentarse el síntoma como acontecimiento de lo real, impidiendo el goce-estrago y posibilitando un desciframiento por parte del analista.

En otro ámbito de pensamiento y en sintonía con estos planteos, dice Bruno Latour: Ser-crear interruptores de la globalización, generar gestos-barrera contra la producción desbocada. Ahí donde la destrucción humana de la biodiversidad está creando condiciones para que aparezcan nuevos virus y nuevas enfermedades.

La angustia también detiene, Lacan espera que la angustia de los científicos sea una especie de interdicción a la hora de seguir manipulando cosas (ecuaciones, bacterias) que se les pueden ir de las manos y barrer la superficie del globo, parlêtre incluido.

Dice Lacan en RSI que la inhibición es asunto de cuerpo y juega una función, de modo que no es solamente un padecimiento. Al respecto, precisa Freud:  “La inhibición presenta una relación especial con la función y no significa necesariamente algo patológico. Así podemos dar el nombre de inhibición de una función a una restricción normal de la misma”. Lacan plantea un centro inhibidor en el parlêtre, detención del funcionamiento en tanto que imaginario. Se pregunta: “¿Cómo sería concebible la puesta en función de una actividad positiva inhibidora? ¿Cómo la inhibición puede tener que ver con este efecto de detención que resulta de su intrusión en el campo de lo simbólico?” Tendremos que discutirlo -avisa.

Digamos que hoy es indiscutible e indispensable una política del síntoma, del síntoma como acontecimiento de lo real, el que insiste (también resiste) y vuelve al mismo lugar para impedir y estorbar al discurso del amo: palo en la rueda y cruz contra la carrera imparable de goce. El psicoanálisis, en el decir de Lacan, es un acontecimiento en la civilización; resguardar el filo de su subversión: nuestra oportunidad.

Comparto unas imágenes que capté del tráiler del film Legacy, del realizador Yann Arthus-Bertrand, que muestran-dicen de la superpoblación, de la ganadería intensiva (en centros-criaderos crueles ), de los incendios por el calentamiento global y de las ciudades vacías en pandemia. Su mensaje es una advertencia relativa a lo que denomina una adicción al crecimiento por parte de nuestra civilización en contra de los no-humanos.

Santiago Deus.


Santiago Deus, Psicólogo, Psicoanalista. Egresó de la Universidad del Salvador en 1993-Inicia su práctica en el campo psicoanalítico en el Hospital Tobar García coordinando durante 6 años espacios de arte y juegos con pacientes internados. Desde ahí recorrió distintas instituciones públicas y privadas donde practicó el psicoanálisis además del ámbito del consultorio particular en Buenos Aires. Analista Miembro de la Escuela Freudiana de Buenos Aires. Hace 4 años participa del cartel de EFBA y comunidad desde el cual forma parte del comité editorial de la publicación Lalengua (publicación de la comisión de enlace de Buenos Aires de la Convergencia). Dicta regularmente seminarios en EFBA. Participa activamente de la Reunión Lacanoamericana de Psicoanálisis y a su vez de la Convergencia , Movimiento Lacanoamericano por el psicoanálisis Freudiano. Colabora en el Retorno a Lacan junto a sus fundadores. Profesor Titular de la cátedra Clínica con Niños y Adolescentes en la Universidad del Museo Social Argentino. Publica artículos en Cuadernos Sigmund Freud (EFBA) y en Psicoanálisis y el Hospital. Supervisor y Docente en Centro Dos.

Un comentario en “El malestar en la cyberlización. Intercambio postal 3. Por Santiago Deus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s