DOS PREGUNTAS A STELLA MARIS NIETO

Gisela Avolio, responsable de la sección

Editorial, Helga Fernández y Ricardo Pereyra

¿Cómo y cuando descubrió el psicoanálisis?

Mi primer encuentro con los textos freudianos, estuvo imbuido de la búsqueda de la verdad que en la juventud, me llevó por diversos caminos hasta desembocar en la carrera de Psicología.

Una lectura sesgada, sólo me permitió descubrir y disfrutar de una parte, aunque importante, como la Interpretación de los sueños, que desembocó en la búsqueda de análisis. Allí transité intentos fallidos que se trataban de psicoterapias, como siempre educativas.

Sólo después de recibirme me encontré con Freud y el psicoanálisis, a través del encuentro con Lacan, que me abrió las puertas de los textos a las tres dimensiones.

Recién allí la experiencia del análisis fue el descubrimiento  del valor de la escucha que permite hablar llevados por la asociación libre y la atención flotante, dejando fluir las preguntas latentes.

Así decidí la entrada a la Escuela Freudiana de la Argentina, donde hice mi entrada al discurso que había descubierto y practiqué la experiencia freudiana en la que hoy transito.

-¿Qué considera que el psicoanálisis puede aportar a nuestra contemporaneidad?

Me parece necesario que el psicoanálisis perdure como discurso entre otros, porque es el único que da su lugar al síntoma y a la pregunta, en un mundo que ha perdido la capacidad de asombro.

Para el mundo actual el ser hablante es un obstáculo, ahí donde se pretende que marchemos derechito y todos igualmente silenciados.

El síntoma tiene mala prensa, y buscan eliminarlo lo antes posible con recetas conductuales o medicamentosas, para que no se detenga el sistema consumista.

Pero el síntoma habla por nosotros de lo que aún no sabemos que sabemos, y necesitamos tiempo para encontrarnos con la falta a la que nos enseñan a temer, siendo que es el único resorte del deseo.

El psicoanálisis da el tiempo, en una intimidad discreta, que permite desanudarnos de las cosas cargadas de sentido que nos han sostenido hasta el momento, pero con ataduras.

Descubrimos entonces que el determinismo es una coartada paralizante, que la libertad es con otros, y que los otros son los compañeros para tocar lo verdadero, y no nuestros enemigos. El amor es necesario, el camino de la palabra es opuesto a toda acción que impida la vida de otro, los imposibles hay que cernirlos, y hay que dar lugar a la contingencia para recuperar la sorpresa y despertar.


Stella Maris Nieto

AME de la Escuela Freudiana de la Argentina. Inscripta en la Fundación del Campo Lacaniano


Gisela Avolio

Actualmente trabaja como analista, es miembro fundadora de la Escuela Freudiana de Mar del Plata, y miembro de Fondation Européenne pour la Psychanalyse. Fue Residente de Psicología en el Htal. Subzonal especializado Neuropsiquiátrico Dr. Taraborelli (Necochea, Bs. As.). Dicta clases en las actividades de la Efmdp, y allí coordina el dispositivo Práctica psicoanalítica con Niños y Adolescentes, desde 2010; actualmente es docente y supervisora de la Residencia de Psicología Clínica de los Hospitales Provinciales de Necochea y Mar del Plata. Y dicta clase anualmente en Centre IPSI de Barcelona. Desempeña la práctica del psicoanálisis en el ámbito privado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s